Alrededor del mundo y pensando en cómo minimizar el riesgo y el contagio de COVID-19. Muchas organizaciones y científicos han sumado esfuerzos para proteger la vida y asegurar el bienestar común. Tal es el caso de AHRI, quienes realizaron un estudio sobre el papel de los equipos de HVAC/R y calentamiento de agua en la prevención de la transmisión del coronavirus. A continuación el presentamos un extracto importante del análisis:

Muchas fuentes certificadas han declarado que el método principal de transmisión de COVID-19 es de manera directa, es decir, de persona a persona o a través de superficies. 

Los investigadores aún están estudiando el comportamiento de este virus en particular. Aún no han determinado definitivamente que el virus puede transmitirse a través del aire, ASHRAE emitió recientemente una declaración en la que afirmó: «La transmisión de SARS-CoV-2 a través del el aire es lo suficientemente probable como para controlar la exposición al virus en el aire».

Por lo tanto, aunque lavarse las manos con agua tibia y mucho jabón, junto con desinfectar la superficie y evitar el contacto cercano de persona a persona siguen siendo los métodos principales para mantenerse saludable, hay varios otros pasos que los propietarios de viviendas y propietarios de edificios pueden tomar para minimizar significativamente el riesgo de transmisión. A muchas organizaciones dentro del rubro de la climatización, les interesa muchísimo estos datos y pruebas.

EDIFICIOS RESIDENCIALES:

Ventilación:

El sistema de aire acondicionado central dominante en los Estados Unidos, (por ejemplo) es un compendio de conductos divididos, que depende de la ventilación exterior como su fuente principal de aire.

Un artículo reciente de ASHRAE es muy claro acerca de uno de los roles beneficiosos de tales sistemas de HVAC en la transmisión de virus en el aire, al encontrar que «la ventilación y filtración provistas por los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado pueden reducir la concentración en el aire de SARS-CoV- 2 y, por lo tanto, el riesgo de transmisión a través del aire. Los espacios no acondicionados [por otro lado] pueden causar estrés térmico a las personas que pueden ser directamente mortales y que también pueden disminuir la resistencia a las infecciones. En general, la desactivación de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado no es una medida recomendada para reducir la transmisión del virus».

Filtración

Aquellos preocupados por la posible propagación del virus a través del aire deben considerar instalar filtros de CA y de horno con una alta calificación MERV para asegurar que atrapan las partículas máximas, al tiempo que reconocen que esto solo reducirá, no eliminará, el potencial de transmisión.

Tratamiento con luz ultravioleta

En un artículo del 9 de marzo en la publicación comercial HVAC ACHRNews, los expertos de la industria señalaron que el tratamiento con luz ultravioleta (UV) puede complementar la filtración al abordar las partículas que pueden deslizarse a través de los filtros. «También se ha demostrado que los sistemas germicidas UV reducen la carga microbiana y los agentes patógenos que se encuentran dentro del sistema HVAC y la bandeja de drenaje que de otro modo se introducirían y distribuirían por toda la envoltura del edificio», cita el artículo a Aaron Engel, del fabricante de equipos de calidad del aire interior Fresh-Aire UV.

Los sistemas de tratamiento UV se pueden usar en hogares y edificios comerciales. Una segunda opinión fue dada por William Bahnfleth, ex presidente de ASHRAE y director del Centro Ambiental Interior de la Universidad de Penn State, quien señaló que «incluso los filtros HEPA que se han probado en el laboratorio con virus tendrán cierto nivel de penetración … no mucho … por ciento. Pero si algo pasa y es un patógeno muy virulento, eso significa que no está perfectamente protegido contra la infección por ese filtro «. De ahí el sistema UV complementario para atrapar a los que se deslizan.

Control de humedad

Bahnfleth aconseja prestar atención a la humedad relativa de un hogar. «La recomendación durante mucho tiempo ha sido tratar de mantener una humedad relativa mínima entre 40 y 60 por ciento, porque los virus son menos viables en ese rango», dijo. “Muchos edificios comerciales tienen control de humedad para mantener las condiciones en este rango, pero en una casa en invierno, especialmente si hay fugas y en un clima frío, la humedad cae a los 20 o menos. Una buena idea es un humidificador doméstico bien mantenido que mantenga su humedad relativa en el nivel recomendado”.

EDIFICIOS COMERCIALES

Ventilación

En un reciente artículo de opinión del New York Times, el Dr. Joseph Allen, Director del programa Healthy Buildings en T.H. de la Universidad de Harvard, ensalzó los beneficios de una ventilación adecuada del edificio para ayudar a detener la propagación de la enfermedad. «… traer más aire exterior en edificios con sistemas de calefacción y ventilación (o abrir ventanas en edificios que no lo hacen) ayuda a diluir los contaminantes en el aire, lo que hace menos probable la infección. Durante años, hemos estado haciendo lo contrario: cerrar nuestras ventanas y recircular el aire”. Además, citó un estudio de 2019 en la revista Nature que encontró que incluso los niveles mínimos de ventilación del aire exterior podrían reducir la transmisión de la gripe en una medida normalmente asociada con una tasa de vacunación del 50 al 60 por ciento.

Tratamiento con luz ultravioleta

Como se señaló anteriormente, el tratamiento con luz ultravioleta puede matar los patógenos que escapan de la filtración. Daniel Jones, presidente de UV Resources, compañía de equipos de tratamiento de luz ultravioleta, promocionó los accesorios UV-C en la parte superior del aire como un remedio comercial para las gotitas virales: “las gotitas en el aire que contienen agentes infecciosos pueden permanecer en el aire de la habitación durante seis minutos y más». dijo. “Los científicos han descubierto que la COVID-19 puede permanecer infeccioso en las superficies a temperatura ambiente hasta por nueve días. Los dispositivos de UV-C de aire superior pueden destruir esos microbios cuando están expuestos a la energía UV-C en cuestión de segundos». Señaló matar radios de proporción de hasta el 99.9% en un primer paso que se han modelado, y las concentraciones se reducen aún más cada vez que circula el aire.

Control de humedad

Como se señaló anteriormente, el control de la humedad relativa puede ayudar a controlar la viabilidad de los virus y los ingenieros de edificios comerciales deben monitorearlo de cerca y mantenerlo dentro del rango de 40 a 60%, según Bahnfleth de Penn State.

Este análisis es una fuente de cómo debemos manejar la ventilación de edificios comerciales y residenciales y así evitar la propagación de esta enfermedad tan contagiosa. 

Fuente: Info-Boletin – Semana 06-May-2020 ACR LATAM

Author: Duván Chaverra

Share This